...Para Pablo Erminy, loco indomable.

Mi vida llega a un punto de quiebre cuando a mis pies, una abeja agonizante se arrastra lentamente, queriendo levantar el vuelo, torpemente avanzando, golpeada y rota, ¿cuál dolor traerás en tus alas, abeja? tú, vaticinadora de la primavera, que esparces la vida sobre las flores para luego convertir ese trance en miel, todos los días, porque está en tu naturaleza, como en la mía.

Y en esa transmutación, con mi camiseta amarilla, yo, mirando el hoy como una barca desahuciada, me convertí en la abeja y la abeja permaneció ahí, mirándome mirarme, sin planteárselo como un instante hecho de palabras, sólo atisbando a mi espalda una jardinera llena de flores rojas, donde con suerte poder batir por última vez, esa biomáquina perfecta de la miel hechicera... el humano, abeja.

* Esto es una reflexión de 2020 escrita por el Poeta Cósmico para estrenarse como eco de la voz mágica de los robots en 2024. 

Escúchala: