Una obsesión voladora

En este vídeo podemos observar cómo un hombre con la misma sangre de Ícaro, ha logrado convertir una serie de piezas sueltas en su propio vehículo deportivo volador. Esto prueba para mí dos cosas:

1- La innovación más poderosa es la que emana de un auténtico espíritu personal, una búsqueda obcecada de resultados muy particulares. Por eso los fondos de innovación deberían soltarse para los más descabellados inventos que tengan como punto de partida un logro o necesidad personal.


2- El siglo XXI será de quienes logren abatir la mediocridad de espíritu creador.

He aquí el vídeo.

Pon encanto en tus ideas

En Conocimiento Nómada, mi Agencia de Creación Imaginativa, podemos hacer que tu proyecto pueda elevar su propuesta de valor.

>