Libro 2 | The 10 Books Project

Desamorados: Léase en caso de agudo desamor

Experimenta la vorágine de la desolación que se desata con una llamada de madrugada que anuncia la hora de los finales, la cita con el infierno en este poema que se lee con las entrañas.

  Síntomas: Carne pegada al hueso, insomnio crónico, desasosiego a todas partes, ganas de morirse de tristeza, sensación de abandono, furia, rabia e ira, seguida de amor, nostalgia y arrepentimiento, incapacidad de entender el sentido de la vida, boca seca, ojos llorosos y sensibilidad extrema a las comedias románticas y las baladas.

      Lectores opinan...

¿Qué se hace con el desamor? ¿Ex-propiarlo, ex-perimentarlo? ¿Ex-pulsarlo contra la pared esperando al menos un fragmento que no sea fantasma? Henry Miller dijo que "para olvidar a una mujer hay que hacerla literatura". Creo que, como Ordorika, no sólo para olvidarla sino para hacer del espectro una compañía invisible, inofensiva: una fatalidad con final dulce ante el amargor del desencuentro . En este poema, apto sólo para quienes no hallan el camino más corto y tibio a casa, Arturo nos conduce tan veloz como contundente, a través del sollozo de una herida. Cuando el dolor habla, el poeta debe sólo escuchar, beber un trago más y jamás sosegarse. Si el amor es infinito, el desamor debe serlo también. "Desamorados" es una efervescente voz que arroja piedras al mar esperando romper las olas, esperando la calma al amanecer.

Guillermo Garay

>